PLANETLOOK.COM Peluquería y Estética Profesional by CC MAGAZINE

Artículos de estética y belleza

¿Qué es el counturing?

Atrices, famosas, expertas de belleza... muchas son las que últimamente se declaran fans incondicionales de la técnica del countouring pero... ¿En qué consiste realmente? ¿Cómo ha surgido? ¿Cómo podemos aplicarla? Hablamos con Lewis Amarante, maquillador oficial de Max Factor, para que nos desvele los orígenes y las claves de la técnica de maquillaje del momento, de la que todo el mundo habla.

Aunque existen mil y una técnicas para aplicar el maquillaje basándonos en la fisionomía del óval facial, la que mejor nos ayuda a realzar la belleza del rostro no es otra que countouring hightlighting. "El countouring no es otra cosa que un juego de luces y sombras, de engaños visuales que corrigen las partes que no nos gustan de nuestro rostro, ocultándolas y destacando aquellas con las que nos sentimos más cómodos y que equilibran el óvalo facial", explica Lewis Amarante, a la vez que añade: "la base de maquillaje es el 90% de nuestro look final. Con un poco de máscara de pestañas, un toque de rubor en las mejillas y un poco de color en los labios, conseguiremos el maquillaje perfecto".

Precisamente, el Sr. Max Factor fue uno de los pioneros en esta técnica de maquillaje cuando en 1932, persiguiendo la armonía facial, creó el primer calibrador de belleza para medir las dimensiones faciales de la estructura del rostro de las mujrees. Con las medidas adecuadas, gracias a distintos tonos de maquillaje, Max Factor creaba juegos de luces e ilusiones ópticas en el rostro, consiguiendo una armonía de complexiones y tonalidades. Según Lewis Amarante, "podemos conseguir este efecto jugando con varios tonos de base líquida de maquillaje, varios tonos de correctos e incluso con lápices. Yo suelo trabajar con una base de maquillaje en un tono muy claro y con lápices (en oscuro y rojo), creando distintos puntos en el rostro con distintas profundidaes y contrastes. El tono más claro lo uso para dar puntos de luz, destacar formas y aportar luminosidad; el oscuro para ocultar y el rojo para las zonas de tránsito entre ambos tonos, para que aporte calidez".

Siguiendo las premisas del countouring, Lewis Amarante nos enseña cómo utilizarlo qpara resaltar los puntos más bellos de nuestro rostro y ocultar nuestros defectos:

Mandíbula prominente

Según Lewis Amarante en este caso "utilizaremos los tonos oscuros para ocultar las zonas que no nos gustan y los claros para destacar los volúmenes. Así pues, sombrearíamos la zona de la mandíbula y si además también existe descompensación en la barbilla, sombrearíamos la parte inferior de la barbilla con un tono marrón y la parte frontal en rojo, color que utilizaríamos de tránsito".

Nariz aguileña

En estos casos "tenemos que conseguir que la nariz pase inadvertida, algo que conseguiremos creando un punto de calidez con colorete sobre el caballete de la nariz. Completamos el maquillaje trabajando los ojos en tonos claros y potenciando las pestañas. Finalmente, añadimos un toque llamativo en los labios, de manera que desvíamos la atención de la nariz y la centramos en los labios y la mirada", explica Lewis Amarante. 

Mirada caída

Con la técnica countouring podemos camuflar imperfecciones como los ojos caídos, juntos, separados, una cara redonda con poco pómulo o definir un óvalo facial irregular. Lewis explica "en el caso de una mirada caída o con bolsas muy marcadas, nunca se debe perfilar el ojo por la línea inferior de las pestañas, sino siempre por la superior. Además, crearemos un punto de luz debajo del arco de la ceja con corrector".

 

Subir