PLANETLOOK.COM Peluquería y Estética Profesional by CC MAGAZINE

Reportajes de estética y belleza

Hilos tensores: rejuvenece tu rostro sin cirugía

¿Combatir la flaccidez facial mediante hilos? ¿Rejuvenecer el rostro al mismo nivel que con cirugía sin agujas? Sí, ahora es posible gracias a la última técnica incorporada en el Instituto de Belleza y Medicina Estética Maribel Yébenes: los hilos tensores.

El Instituto de Belleza y Medicina Estética Maribel Yébenes presenta la nueva e innovadora técnica para rejuvenecer el rostro sin cirugía: los hilos tensores, que ayudan a combatir la flaccidez facial y corporal para mejorar el aspecto general de nuestro cuerpo. El tratamiento rejuvenece la piel sin necesidad de utilizar agujas ni incisiones y de una manera rápida y sencilla: el nuevo lifting no quirúrgico ya está en nuestro país.

 ¿Cómo funcionan?

El proceso se inicia dibujando sobre las zonas a tratar un mapa de puntos que, posteriormente, será la guía para la colocación de los hilos. Éstos se introducen mediante una aguja-caléndula muy fina en el tejido subcutáneo. Los hilos introducidos son hebras muy finas fabricadas en polidioxano, un material reabsorble y compatible con la dermis. Estas hebras cuentan con pequeñas espículas que permiten que se fijen en el tejido sin tener que realizar anclajes y suturas para su fijación. La aplicación no requiere anestesia y el paciente podrá volver a hacer vida normal sin problemas.

Posteriormente se procede a realizar el tratamiento, que consta en tejer un entramado de hilos cruzados que sujeten el tejido. Una vez introducidos, se tensa la zona a tratar y se estimula la producción de colágeno.

¿Qué resultados se consiguen con está técnica?

En el rostro eleva los pómulos, redibuja el óvalo facial, mejora el surco nasogeniano y borra las patas de gallo así como el código de barras.

En el cuerpo reafirma la cara interna de los brazos, muslos, glúteos, mamas y abdomen.

Todos estos resultados son inmediatos, aunque su eficacia definitiva será visible 20 días después de la realización del tratamiento, teniendo una duración de hasta un año.

El tratamiento con hilos tensores no provoca sangrado, ni cicatrices, así como tampoco requiere de anestesia o suturas, ya que es una técnica indolora que se realiza en unos 20 o 30 minutos. La no necesidad de cirugía hace que el tratamiento sea ideal para mujeres mayores de 35 años que quieren mejorar su aspecto, así como prevenir el envejecimiento, pero sin necesidad de pasar por el quirófano.

Hilos tensores: rejuvenece tu rostro sin cirugía

Subir