PLANETLOOK.COM Peluquería y Estética Profesional by CC MAGAZINE

Artículos de peluquería profesional

El cabello: factor fundamental en la felicidad

Más allá del color, el corte o la forma, la totalidad del conjunto de nuestro cabello influye en nuestro estado de ánimo. Así lo ha deducido un estudio realizado por la firma Nioxin en España, que afrima que el cabello es un factor determinante para mostrar confianza y seguridad en un 95% de las mujeres y un 81% de los hombres. Y es que, las personas que no se sienten bien con su cabello, tienden a resolver con menos éxito situaciones cotidianas e importantes, como una cita romántica o una entrevista de trabajo. Del estudio se extrae que un cabello sano y fuerte aporta seguridad y bienestar, tanto a nivel estético como en planos mucho más profundos.

¿Cuándo empieza a preocuparnos el aspecto del cabello?

A partir del estudio de Nioxin, el mayor síntoma para que hombres y mujeres no se sientan bien con su cabello es el debilitamiento. Según la mayoría de dermatólogos españoles, el 91% de la población, tanto hombres como mujeres, sufre el debilitamiento capilar como un problema común, así que no se puede negar que el cabello debilitado es una preocupación que afecta de manera tangible a la población.

Tanto para hombres como para mujeres (aunque muchos de ellos afirman no saber detectar los síntomas del debilitamiento y que es su peluquero quien lo hace) el principal síntoma para detectar el cabello débil es la caída, algo que las mujeres perciben al cepillarse el pelo y los hombres con el paso de los años, de ahí que muchas veces lo atribuyan a causas genéticas. Ese pensamiento, sobre todo en los hombres, lleva a pensar que las causas genéticas hacen imposible frenar la caída y el debilitamiento capilar.

El paso fundamental: el diagnóstico profesional

Cuando el número de cabellos que se pierden durante la caída es superior a 70 o 100 diarios, el debilitamiento puede ser una de las únicas que la provocan y es algo que se puede neutralizar, al menos para que no vaya a más. Es ahí donde toma más sentido la figura del peluquero especialista, que deberá detectar cuando podemos poner solución al problema y qué tipo de remedio necesita cada caso.

Subir