PLANETLOOK.COM Peluquería y Estética Profesional by CC MAGAZINE

Peluquerías originales

Corta Cabeza: una experiencia diferente

Corta Cabeza: una experiencia diferente

Tras trabajar 5 años en Londres, Luciano Cañete decidió regresar a España a montar su peluquería. Con una idea innovadora sedujo a su viejo amigo Luismi Rodríguez. En 2009, ambos abrieron el primer Corta Cabeza en el barrio Malasaña. Hoy tienen 4 salones en Madrid donde trabajan 39 estilistas.

Luciano importó el sistema de trabajo londinense que consiste en cuidar lo realmente importante. De la peluquería tradicional, se ha quedado con las técnicas de corte, color y Styling. Por un lado, ha sabido crear un ambiente distendido y agradable donde los protagonistas son los clientes con una atención muy personalizada siendo atendidos por el mismo estilista durante el servicio. “La experiencia vivida en nuestros salones ha de ser única y, por último, conseguir el look más favorecedor o el que desee”, indica Cañete.

Un Corta Cabeza siempre está en una calle concurrida y a una distancia adecuada de otro salón de la cadena. Se ha optado por una decoración “garaje o underground” porque resulta cómoda para trabajar y ecléctica como sus clientes o ellos mismos. “Es nuestra seña de identidad donde todo tiene cabida”. Siempre ha tratado de rescatar y mantener las paredes originales de cada local, ya fuesen de yeso, de hormigón, de ladrillo, de madera… Eso sí, lo realmente importante es la comodidad del cliente. En el lavacabezas, el cliente está completamente tumbado. “El lavado del cabello ha de ser el mejor momento, con buenos productos y un masaje reconfortante que aleja los problemas”.

Servicios muy técnicos
En cuanto a los servicios, Luciano Cañete destaca las decoloraciones, los blancos nucleares, los colores de fantasía y los cortes de chico y de mujer... Por cierto, tienen un 50% de clientela masculina y femenina, algo que ni ellos mismos se explican. “No diferenciamos entre hombre y mujer, el trato y la experiencia ha de ser la misma. Cada uno con su estilo”. A sus clientes les recomiendan productos cuando ven que necesitan algo o si preguntan sin forzar las ventas.



Darse a conocer
“Nunca hemos invertido un céntimo en publicidad”. Ahora bien, sí que hay una estrategia de comunicación con colaboraciones con otros profesionales, como fotógrafos, trabajos en publicidad, con editoriales y televisión. Además, la gente recuerda un nombre tan original con facilidad.

Hoy día, las redes sociales son fundamentales. Luciano considera que Instagram es más útil para darse a conocer e inspirarse. Los influencers dan buena cuenta del resto de redes. En su opinión, Facebook sigue siendo de las más usadas. “Eso sí, lo bueno y lo malo están en las redes, a veces te encumbran y otras veces te hunden”. Si aparece un comentario negativo, hay que saber interpretarlo y averiguar dónde está el fallo.



Equipos motivados
La motivación de los equipos para Cañete es una labor diaria que consiste en ofrecer responsabilidad, formación y proyectos fuera del salón a través del Corta Cabeza Creative Team. También da libertad a cada peluquero para que aplique su propio sistema y desarrolle su propio estilo. “De eso nos alimentamos todos y hace que nuestros conocimientos aumenten”. El equipo de formación imparte un programa muy exigente que está dando buenos resultados. A cada persona le puede motivar más una cosa u otra, pero todos coinciden en lo gratificante que es lanzar una colección. Hoy día, 4 exempleados ya son propietarios de un Corta Cabeza.

Dar oportunidades
Tal vez menos conocida sea su faceta solidaria. Desde el principio colaboraron con entidades locales como Opción3, Mujeres Por África, jóvenes en riesgo de exclusión o colectivo LGTB. “Las personas que más difícil lo tienen en la vida desarrollan un gran dominio del arte. Solo necesitan que alguien les abra la puerta del mercado laboral”. Aquí las lecciones y la recompensa son emocionales. Luis Cañete y su socio Dani Zúñiga han participado en el proyecto Making Waves en colaboración con Unicef y el grupo Wella, formando a jóvenes en Vietnam y en Camboya. Aprender un oficio, supone ayudar a sus familias y tener un futuro.

Corta Cabeza

Subir