PLANETLOOK.COM Peluquería y Estética Profesional by CC MAGAZINE

Artículos de estética y belleza

Cuida tus manos ahora más que nunca

Las manos juegan un papel fundamental en nuestro día a día. Son las ejecutoras de prácticamente todas las acciones que llevamos a cabo, están expuestas a las agresiones externas e internas, pero las cuidamos poco.

¿Sabías que la piel de las manos se reseca mucho más que la del resto del cuerpo? Incluso con la llegada del frío, aunque nos preocupamos de protegernos de las bajas temperaturas, nuestras manos siguen siendo las grandes olvidadas. Descubrimos como debemos cuidarlas junto a la doctora María Agustina Segurado, dermatóloga asesora de NIVEA.

Las manos están más expuestas a factores externos como el frío, el calor, los ambientes secos, el contacto con el agua, los detergentes, el roce con todo tipo de objetos… y también a factores internos como la edad y las enfermedades, que resecan su delicada piel y la vuelven más frágil. Y es que, aunque la piel de la palma de la mano es más gruesa y resistente, la piel del dorso es bastante similar a la del cuello y escote porque es una piel fina y prácticamente no tiene panículo adiposo.

La doctora Segurado afirma que las manos son las auténticas olvidadas. Aprendemos a cuidarnos la cara generalmente en la adolescencia, cuando aparece el acné, pero sin embargo no solemos adquirir la costumbre de preocuparnos por el escote o por las manos hasta que no tenemos problemas, dermatitis, por ejemplo, o cuando aparecen los signos de envejecimiento como las arrugas o las manchas. Por eso es importante que insistamos en cuidar estas zonas que son unas de las más vulnerables de nuestro cuerpo. De hecho, las manos están expuestas a la agresión de factores ambientales y a una gran cantidad de productos químicos. “Como cuidado, yo recomiendo productos de textura enriquecida, que protejan la barrera cutánea y aporten ingredientes que ayuden a restaurarla, como la urea o el dexpantenol. En cuanto a los principios activos, será necesario usar filtros de protección solar, antioxidantes para protección frente a los radicales libres y despigementantes para reducir la aparición de manchas tan frecuentes en esas zonas”.

¿Por qué se resecan más las manos en invierno?

La falta de humedad en el ambiente y los cambios bruscos de temperatura son los principales factores que causan daños en la piel de nuestras manos. “El frío deshidrata la piel y los cambios bruscos de temperatura producen alteraciones en la vascularización cutánea, de forma que la vuelven más sensible, provocan sequedad, aspereza e incluso la aparición de grietas”, afirma la doctora Segurado. Si la piel está hidratada y equilibrada, es más difícil que los agentes externos nos provoquen daños. Por el contrario, si no hidratamos la piel de las manos, es más probable que aparezcan otros problemas como tirantez, irritación, picores y grietas.

También hay otros factores a tener en cuenta durante los meses de invierno. Por ejemplo, solemos lavarnos las manos más a menudo para evitar contagiarnos de gripes y resfriados, pero el uso de agua caliente y jabones agresivos puede dañar la capa protectora externa de la piel, causando que pierda aún más hidratación. Por eso es importante asegurarse de usar siempre una crema de manos después de lavarlas para reponer la hidratación perdida y los lípidos de la barrera protectora.

Aportar nutrientes a la piel es aún más fundamental en el caso de sufrir problemas como los de las pieles atópicas. Es importante encontrar el producto hidratante adecuado, porque este puede controlar la pérdida de agua en este tipo de piel, pero también puede provocar un aumento de sudoración que acabe irritando o agravando el picor. El viento y la polución también pueden agravar aún más los daños y los síntomas asociados.

¿Cómo pueden afectar los productos hidroalcohólicos a las manos?

Si antes del COVID-19 ya era importante hidratar y cuidar de las manos, ahora esta necesidad se incrementa mucho más. Los productos hidroalcohólicos, debido a su alta concentración de alcohol, necesaria para combatir los virus y bacterias, contribuyen a resecar mucho la piel de nuestras manos y alteran la barrera cutánea. De hecho, el uso continuado de estos productos unido al lavado frecuente con jabón y al descuido en la hidratación de nuestras manos puede llegar a producir irritaciones, grietas e incluso heridas.

Por todo ello, es importante elegir productos adecuados que protejan nuestra salud, pero también nuestra piel con ingredientes cosméticos que eviten la deshidratación cutánea.

Tips para cuidar de tus manos

Ante la llegada del frío y después de varios meses utilizando jabones y productos hidroalcohólicos varias veces al día, nuestras manos necesitan más mimos que nunca. No podemos dejar de lado las medidas sanitarias de higiene de manos, pero además de utilizar los productos adecuados, podemos proteger nuestras manos siguiendo algunos consejos. La dermatóloga María Agustina Segurado, asesora de NIVEA, explica qué debemos hacer para cuidar nuestras manos ante la llegada del frío y el uso de productos limpiadores e hidroalcohólicos.

Al lavar las manos, utilizar agua caliente puede deshidratar la piel, es mejor utilizar agua fría o tibia. Utilizar un jabón de calidad es tan importante como elegir la crema ideal. Por ello, para la doctora Segurado, “es importante que el jabón que utilicemos sea cremoso, respete el pH de la piel y cuente con ingredientes como la glicerina, el pantenol o provitamina B5 y aceites emolientes”. Si tienes la piel más irritada o necesita un cuidado más delicado, elige un jabón que contenga un activo que cuide la piel.

Además, hay otras prácticas que podemos aplicar para unas manos cuidadas:

  • Secar bien las manos con una toalla suave después de cada lavado, porque la humedad puede irritar la piel e impedir la penetración de las cremas. Debemos hacerlo cuidadosamente prestando atención a secar bien la piel entre los dedos.
  • Utilizar guantes adecuados siempre que realicemos tareas con productos agresivos con nuestra piel, como los de limpieza del hogar, lavavajillas, etc.
  • Al igual que las protegemos ante los químicos, también debemos protegerlas del frío utilizando guantes de tejidos como lana o algodón.
  • Por último, debemos aplicar una crema hidratante varias veces al día, sobre todo antes de ir a dormir, ya que es cuando más nutrientes absorbe nuestra piel. Puedes potenciar el efecto regenerador sobre tu piel mientras duermes aplicando una capa generosa de crema muy hidratante, poniéndote después unos guantes de algodón durante toda la noche. Cuando despiertes, notarás sus efectos sin duda alguna.
  • Los aceites también son buenos remedios para manos secas y deshidratadas. Unas simples gotas de aceite de oliva, jojoba o coco y un masaje hasta que penetren en tu piel, cutículas y uñas es un hábito que no cuesta mucho aplicar y será muy apreciado por tus manos. El simple masaje ya estimula la circulación y ayuda a combatir el frío que afecta a tus manos.
  • Excepto en manos irritadas, la exfoliación de vez en cuando también es interesante para retirar las células muertas, hidratar y suavizar la piel. Puedes mezclar aguacate con zumo de limón y azúcar y aplicártelo durante unos minutos, enjuagando después.
  • No olvides beber agua suficiente, la hidratación desde el interior también contribuye al buen estado de tu piel.
  • Evita los secadores de manos de aire caliente, mejor papel o toalla tras el lavado.
  • Si vives en un ambiente seco, piensa en aportar algo de hidratación a tu hogar con ayuda de un humidificador.

¿Cómo hidrato mis manos según mi tipo de piel?

Todas las manos necesitan una buena dosis de hidratación diaria, tengas la edad y el tipo de piel que tengas. Sin embargo, hay pieles que además necesitan cuidados adicionales. Elegir la crema de manos ideal dependerá de nuestro tipo de piel y de las necesidades que tengamos. Así, deberemos utilizar una crema que nos proporcione una hidratación intensiva en caso de tener la piel seca o una reparadora cuando queremos recuperar la suavidad e hidratación de nuestras manos muy secas o dañadas. La doctora Segurado comparte con nosotras algunos consejos.

Como se ha señalado anteriormente, las manos junto con la cara son las zonas de piel que están más expuestas a los agentes externos: frío, viento, sol, etc. Además, ciertos hábitos de salud tan simples como la higiene de manos frecuente, imprescindible en estos tiempos que vivimos, pueden alterar la barrera cutánea y producir problemas de sequedad, irritación o dermatitis. Incluso ciertas profesionales que manejan productos químicos: peluqueras, pintores, artistas, sufren con mayor frecuencia problemas en las manos. Por último, hay ciertas enfermedades de la piel que afectan a las manos. Tal es el caso del eczema dishidrótico o la psoriasis. Por eso es importante conocer cómo se comporta la piel y elegir el cuidado cosmético más apropiado. En la mayoría de los casos problemáticos lo ideal será elegir una crema enriquecida de fórmula sencilla para que se tolere bien. Además, este cuidado lo podemos intensificar con la llamada “cura oclusiva” que consisten en aplicar el producto hidratante y cubrir con film de plástico para asegurar una mayor penetración o con la exfoliación periódica que se puede realizar en casa añadiendo sal gorda o azúcar a la crema hidratante habitual.

Para manos con piel seca

Si has descuidado tus manos o quieres seguir teniéndolas perfectas, se recomienda el uso de una Crema de Manos Cuidado Intensivo para aportar una hidratación en profundidad para mantener las manos suaves y nutridas durante 24 horas. Si además te gusta cuidarte las uñas, una Crema de Manos nutritiva cuida las cutículas además de regenerar y suavizar la piel de las manos, mejorando su elasticidad.

Para pieles sensibles

El aceite de oliva, además de ser considerado un superalimento beneficioso para la salud, también ofrece un efecto espectacular al aplicarlo directamente en nuestra piel. Aporta beneficios como la hidratación de las pieles sensibles, combate el envejecimiento y repara los tejidos dañados. Elige una crema de absorción rápida y que no deje sensación grasa.

Otra forma de prevenir la sequedad de las manos y mantenerlas hidratadas durante todo el día es utilizando una crema con propiedades como la miel y cera de abeja para proteger tus manos aportando una sensación ligera y no grasa.

Otro ingrediente que nutre la piel de las manos es el aceite de jojoba que puede aporta suavidad a las manos durante 24 horas.

Para piel muy seca o con molestias

En ocasiones tenemos la piel de las manos irritada o incluso inflamada por los cambios bruscos de temperatura, el cansancio y los otros factores externos ya mencionados. Para cuidar este tipo de piel y mitigar sus molestias necesitamos una crema calmante o reparadora.

En estos casos, hay ingredientes que pueden rescatar nuestras manos, como el Aloe Vera, que proporciona a la piel múltiples beneficios gracias a sus propiedades calmantes, antiinflamatorias y regeneradoras.

Cuando tenemos las manos tan secas que incluso aparecen pequeñas heridas y grietas debemos recurrir a cremas con ingredientes específicos para reparar su piel con urgencia. El dexpantenol es uno de los ingredientes más eficaces en esta labor, además del aceite y la glicerina, como se ha explicado anteriormente..

Piel madura

Precisamente por su similitud con la piel facial, la piel de nuestras manos muestra de forma igualmente visible los signos de la edad, por lo que no debemos esperar mucho para tratarla con cremas antiedad. Para prevenir el envejecimiento prematuro de la piel de nuestras manos, es aconsejable emplear cremas con activos antiedad como la Coenzima Q10 y otros agentes anti-radicales libres, y además que contengan filtros UV para prevenir su foto-envejecimiento.

Por todo lo que hacen por nosotras, por lo mucho que sufren en este intenso desempeño, y también por lo mucho que dicen de ti, ¡cuídalas como se merecen!

Información: Nivea

Subir