PLANETLOOK.COM Peluquería y Estética Profesional by CC MAGAZINE

Artículos de peluquería profesional

Dolor lumbar: un problema habitual en el día a día de la peluquería

Dolor lumbar: un problema habitual en el día a día de la peluquería

La columna vertebral es una de las partes fundamentales del cuerpo y nos proporciona una gran flexibilidad y fuerza. Está formada por 24 huesos, conocidos como vértebras, una sentada encima de la otra, separadas por unos discos y muchos ligamentos fuertes y músculos alrededor de ellos como apoyo. La columna también contiene los huesos del coxis, en la parte inferior de la espalda, que están fusionados y no tienen discos entre hueso y hueso.

De todos los dolores de espalda, el más frecuente (70%) corresponde a la zona lumbar y es comúnmente conocido como “lumbalgia”.

¿Qué es el dolor lumbar?

Antes de nada, es importante remarcar que el dolor lumbar o “lumbalgia” es un síntoma, no una enfermedad por sí misma.

La lumbalgia consiste en un dolor intenso y muy incapacitante (especialmente durante los primeros días) en la parte baja de la espalda, cuyas molestias limitan de forma importante los movimientos, impidiendo acciones cotidianas.

Puede aparecer tanto de forma repentina como progresivamente y constituye una de las principales causas de bajas laborales en nuestro país.

 Las causas más frecuentes del dolor de espalda son los problemas osteoarticulares (41,2%) y los factores profesionales (19,1%). La elevada prevalencia y las manifestaciones clínicas condicionan que el dolor de espalda sea un motivo importante de pérdida de calidad de vida de quienes lo padecen, ocasionando importantes repercusiones socioeconómicas, tanto por la atención sanitaria como por la pérdida de jornadas de trabajo.

Se pueden definir diferentes tipos de dolor según su duración: agudo, cuando dura menos de 6 semanas; subagudo, si dura entre 6 semanas y 3 meses; crónico, si se prolonga durante más de 3 meses y recurrente, si se producen episodios agudos sucesivos separados por periodos libres de síntomas de 3 meses de duración.

¿Son habituales los problemas lumbares?

La prevalencia del dolor de espalda en la población general es elevada. Alrededor del 80% de la población sufrirá dolor de espalda en algún momento de su vida, mientras que el 47% de la población lo padece de forma recurrente.

Esta elevada frecuencia se observa también en las consultas de atención primaria, donde el dolor de espalda ocupa el segundo motivo de consulta tras las enfermedades de las vías respiratorias superiores.

El dolor de espalda aparece en todos los grupos de edad, aunque tiene tendencia a aumentar conforme avanza ésta y predomina entre los 45 y 59 años, siendo la causa de dolor más frecuente en mujeres.

En España se ha encontrado una prevalencia del 24% para el dolor crónico que proviene de todo el sistema músculo-esquelético, mientras que la prevalencia para el dolor de espalda únicamente (incluyendo dolor de cuello y lumbar) es del 21,5%. 

Según la Sociedad Española de Reumatología, las causas más frecuentes de lumbalgia son las de origen mecánico: alteración de la estática vertebral (escoliosis), contracturas musculares (por sobrecarga mecánica o tensional), problemas degenerativos del disco intervertebral o de las articulaciones posteriores vertebrales, fracturas por osteoporosis o traumatismos violentos.

Otras causas menos frecuentes son las enfermedades inflamatorias de las estructuras vertebrales (como la espondilitis anquilosante); las infecciones o los tumores.

Cuando el dolor lumbar no es atribuible a una patología específica hablamos de lumbalgia inespecífica.

Impacto socioeconómico

El dolor de espalda, específicamente lumbar, encabeza la lista de los problemas de salud crónicos más frecuentes en España, afectando al 18,6% de la población; seguido de la hipertensión arterial, y de la artrosis, según recoge el informe anual del Sistema Nacional de Salud.

Por ello, se considera que es un problema de salud pública que provoca una limitación en las actividades de la vida diaria y causa, en no pocas ocasiones, incapacidad temporal que origina un importante coste productivo.

Aunque no existen cifras exactas sobre el impacto económico en nuestro país, los estudios existentes al respecto coinciden en indicar que el coste por absentismo y gastos sanitarios asociados al dolor musculo-esquelético podrían superar la cifra de 3 millones de euros por año, de los que la mayor parte se deriva de la incapacidad laboral que provocan.

Tratamientos para la lumbalgia y cómo prevenirla

Algunos tratamientos que pueden aliviar los síntomas de la lumbalgia son:

  • Aplicación de calor y frío. El calor ayuda a relajar el músculo y el frío ayuda a reducir la inflamación si existe un traumatismo reciente.
  • Reposo relativo. Tumbarse ayuda, pero tampoco mucho tiempo, ya que es mejor tonificar la zona.
  • Analgésicos. Los antiinflamatorios alivian el dolor, pero deben tomarse siempre bajo el control de un profesional sanitario. También pueden aplicarse en forma de cremas o geles, realizando un masaje en la zona afectada.
  • Fitoterapia. Algunos productos fitoterapéuticos contienen componentes que ayudan a reducir el dolor de espalda, como el extracto de harpagofito, un ingrediente que actúa como antiinflamatorio natural. En estos productos también es posible encontrar L-teanina, ingrediente que contribuye a la relajación muscular en caso de dolor de espalda por estrés y contractura muscular. Todos estos productos derivados de plantas como el harpagoftio, la cúrcuma, el romero, etc. también existen en forma de cremas o geles que permiten realizar un masaje calmante y reconfortante.
  • Vitaminas B1, B6, B12 y magnesio.  Contribuyen a aliviar el dolor de espalda porque tienen un efecto sinérgico sobre la musculatura y el correcto funcionamiento del sistema nervioso

Y como prevenir es mejor que curar, algunas recomendaciones que se pueden seguir son:

  • Tonificación de la musculatura abdominal y pélvica. La musculatura abdominal juega un importante papel en la estabilidad lumbar y en su descarga, actuando como soporte.
  • Controlar el peso. Un peso adecuado ayuda a no sobrecargaren exceso las articulaciones, especialmente la espalda, la cadera y las rodillas.
  • Tener una postura corporal adecuada. Contraer los músculos del abdomen y poner la espalda recta ayuda a tener una buena postura al estar sentado o de pie y disminuye la presión en la columna.
  • Usar un calzado adecuado. El calzado juega un papel fundamental en la espalda, por lo que puede empeorar o mejora el dolor lumbar.

Comprueba como se encuentran tus articulaciones y músculos

 Bibliografía: 

  • Covarrubias-Gómez A. Lumbalgia: Un problema de salud pública. Clínica del dolor. 2010;33(1):S106-S109.
  • Gómez Martínez JC, Llisterri Caro JL (coord.); Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC) y Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN). Documento de consenso. Dolor de espalda [internet]. Barcelona: Edittec; 2016 Disponible en: https://semergen.es/resources/files/documentosConsenso/documento-consenso-dolor-espalda.pdf.
  • Informe salud laboral 2021. Unión Sindical Obrera. Disponible en: https://www.uso.es/wp-content/uploads/2021/04/sindicato-uso-informe-salud-laboral-2021.pdf
  • Aguilar J, Ayuso M, De Frutos R, Galán M, García M, García A, et al. Fármacos en el tratamiento del dolor. Alcalá de Henares: Servicio de Anestesiología, Reanimación y Tratamiento del Dolor Hospital Universitario Príncipe de Asturias, 2000. 
  • Cobo Jiménez F. Dolor de espalda: una dolencia de alto impacto social. El Farmacéutico 538: 24-28. Disponible en: https://elfarmaceutico.es/index.php/la-revista/secciones-de-la-revista-el farmaceutico/item/7247-dolor-de-espalda-una-dolencia-de-alto-impacto-social#.
  • Humbría Mendiola A, Carmona L, Peña Sagredo José L, Ortiz AM. Impacto poblacional del dolor lumbar en España: resultados del estudio EPISER. RevEsp Reumatol 2002; 29 (10):471-8.
  • Medel Rebollo J. Dolor de espalda, factores de riesgo de recurrencia y abordaje terapéutico. Dolor. 2020; 35(2): 41-48

Subir